miércoles, 14 de enero de 2009

Hoy no lo puedo soportar....

Nunca leerás esto y además ni siquiera sé si llegaré a publicarlo, pero siento la necesidad de sacarlo de mi pecho, de vomitarlo sobre el teclado antes de que me anude la garganta y las lágrimas me dominen como solía pasarme antes.

Juré no hablar más de tí y no paro de hacer lo contrario.

Me prometí olvidarte y arrancarte de mi vida, pero no hago más que encontrar restos de tu existencia en casa esquina de mi casa, de mi oficina, de mis hijos...

Hablé del amor que te profesaba en pasado y creí que eso me ayudaría a dejarlo ahí, atrás, en el pasado...

Pero hoy me he dado cuenta que nada de eso es verdad. Sigo queriéndote, tanto como hace seis, siete, ocho meses, cuando aún quería negarme a ver lo que estabas haciendo, cuando intentaba retenerte entre mis brazos para que no siguieras levitando, flotando sobre nuestro proyecto de vida en común, alejándote como el globo de mis ilusiones futuras que veía alejarse entre las nubes.

Se que es normal, que es pronto para dejar de quererte, que no ha pasado el suficiente tiempo y, sobre todo, que no ha habido aún la suficiente distancia física entre nosotros para conseguirlo, pero me duele tanto ser consciente de que aún te quiero tanto, que a pesar de todo el daño que me has hecho y sigues haciéndome, daría mi alma, la vendería por conseguir volver a estar contigo como antes, como cuando te miraba y me subía un cosquilleo por el estómago, como cuando simplemente veíamos la televisión juntos cogidos de la mano tumbados en el sillón.

No hace tanto de eso y sin embargo parece que hayan pasado siglos.

Pero no consigo olvidar tu olor, tus manos, tus abrazos y tus besos cálidos.

No habrá NUNCA nadie que me haga sentir igual, ni sentiré NUNCA nada por alguien igual... es así y debo aceptarlo, me lo digo a todas horas y cuando estoy bien lo asumo como algo que pasó y miro hacia adelante, pero cuando estoy mal, te echo de menos....no lo puedo evitar....me gustaría tanto despertar de esta puta pesadilla y verte a mi lado otra vez: a tí, al padre de mis hijos, a la persona que me conquistó hace 11 años y me reconquistó durante esos 11 años, a mi amigo, el más íntimo, a mi amante, el más sincero, a mi pilar, sobre el que fundé mi familia.

No puedo aferrarme a los recuerdos. Ya no son mi día a día. Ya no eres la persona que conocí y amé, pero aún así me cuesta tanto dejar de amarte que, a veces creo que me costaría menos perdonarte y volver a colocarme la venda en los ojos con tal de recuperar lo que teníamos.
Echo de menos mi vida, los buenos momentos, las renconcilaciones, las noches de pasión y las de aburrimiento, leerte en la cama en voz alta hasta que te quedabas dormido, comprar y cocinar juntos nuestros caprichos, montar en bici con los niños, patinar juntos, las conversaciones durante las largas horas de viaje en las que nunca había silencios incómodos, las barbacoas en casa, las fiestas de disfraces, tu mirada de deseo, tu cuerpo siempre caliente a mi lado, reír contigo, bailar sensualmente juntos mientras todos nos miraban con envidia por tener este toque que las parejas pierden con el paso de los años.

¡Qué tonto has sido, qué inconsciente y egoísta! Tiraste por la borda lo mejor que nunca habías tenido y que nunca volverás a tener....y me hiciste renunciar a mí también a ello.

8 comentarios:

Versini dijo...

Yo también siento esos vaivenes, esos momentos de incertidumbre, la añoranza del pasado frente a la realidad presente, las ilusiones pasajeras frente a las vivencias reales... a todos nos pasa, pero sabes que ya nada será igual, que por mucho que se intentara, ya nada volvería a ser lo mismo.

Thelma, tú lo dices, él ya no es la persona que conociste, él ya no serviría ni para apuntalar una mijita del proyecto de vida que juntos elaborasteis... Ahora sólo es un pilar muy débil de tu familia... él mismo se ha resquebrajado. Pero no te preocupes, tú sí que eres un pilar fuerte y resistente... tú solita sostienes a lo que es ahora tu nueva y maravillosa familia.

Uy... se me ha olvidado hablar cortésmente... qué vizconde más cutre, jajaja.

Siempre próximo a vd como humilde protector.

Chuspi dijo...

Cielo, tus palabras emanan mucho desgarro, mucha impotencia por pretender arrancar de cuajo todo ese dolor y esas malditas ganas de todavía tenerlo.
Sobra decir que te entiendo de sobra, pues esa angustia la he sentido y siento, en otros parámetros pero la tengo incrustada a fuego y sé lo qué se sufre. Joer si lo sé.

Y lo que más duele es que un día tienes una experencia maravillosa o un evento que consigue que te olvides de él unas horas pero llega denuevo el batacazo en cuanto todo eso se esfuma.Una se dá denuevo croques contra la puta realidad.

Pero tienes que ser consciente, lo mas importante de todo, que 11 años, al igual que se tejieron, necesitan un tiempo para deshilvanarse.Aún es demasiado pronto y reciente,lo sabes bien, por lo tanto debes de darte esa confianza a ti misma de que todo lleva ese proceso.
Cuesta muchísimo sí, pero a mi en estos casos lo que mas me ayuda es la mala leche que me invade recordando lo negativo de la persona y el daño producido.El cabreo que te queda dentro y que te aporta esa adrenalina para continuar.
No sé....a mi me ha servido, aunque doliese por supuesto.

Todo mi ánimo y nunca olvides que somos más fuertes de lo que creemos y es verdad. Eso sí, si ves que no eres capaz y necesitas ayuda extra,pídela.

Muchos besos!!!

LUCIA-M dijo...

Haces bien en escribir todo eso una y otra vez hasta que de tanto
Hacerlo ya te sea indiferente.
Se que ahora eso te parece imposible, pero dentro de un tiempo cuando pase el luto
Volverá ha ser dueña de tus sentimiento que aun pertenece a él.
Que ni si quiera ahora mismo es conciente del daño que esta haciendo
cuando tu este bien él querrá volver no falla.

Ahora lo importante es caminar cada día y no vivir de los recuerdo si no por los niños
Y por ir recuperándonos nosotras no pensando en lo tuvimos porque eso jamás ya tendremos, pero si cosas mejores aunque parezca duro la vida sigue y la felicidad
Vuelve a nuestra casa sin él.
Un beso, y ánimos.

Thelma dijo...

Cierto, querido Vizconde de la plebe ;) yo soy un pilar mucho más fuerte.
Queridas Chuspi y Lucía, tranquilas, nada como un buen jarro de agua fría por su parte para volver a situarme enmi realidad. Ayer hablamos sobre losniños y ví con claridad el tiburón que ha vuelto a ser para defenderse de los sentimientos que aún tiene por mí y eso me ha hecho sentirme aún más fuerte y más segura de mí misma. Por supuesto que tantos años amando a alguien no desaparecen así como así, o como dice mi queridísima Louise, puede que tenga que hacerme a la idea que siempre le querré pero ya será de otra manera, seguro...
Muchos besos y gracias por el ánimo

irene dijo...

Seguro que el que más pierde es él, tú llegarás a olvidarlo, o al menos dejar de sentir dolor, el tiempo, por suerte o por desgracia, todo lo cura. Y no digas que nunca sentirás nada igual, no imaginas las sorpresas que puede darte la vida, puede pasarte que llegues a reírte de haberlo pensado, y que sientas infinitamente más con alguien, si hay bueno, hay mejor.
Y yo te deseo esto, lo mejor.
Conozco casos, y no te lo digo por animarte, es verdad, en los que un segundo o tercer amor, han sido más gratificantes y satisfactorios que el primero, la vida sigue.
Un beso y "pálante".

Thelma dijo...

Ojalá tengas razón, Irene...pero la cosa pinta complicada...como dice una canción de Miguel Bosé "no hay un corazó que merezca la pena, no hay ni uno sólo que no venga herido de guerra..."
No tengo unos días buenos, la verdad...de todas formas gracias por los ánimos.
Un beso

Gonzo dijo...

Me has hecho estremecer enterito, muchas veces siento lo mismo, creo que tengo la certeza de que nunca podré volver a estar tan loco por una mujer como lo estuve por la mía, la segunda. Y me costó muchísimo aceptar que ya no me quería, tragarme el orgullo y batirme en retirada.

Ha sido desgarrador, y si lo leyese, seguro que se oiría en kilómetros a la redonda el estruendo de sus huevos al caer al suelo.

Besos cómplices.

Thelma dijo...

yo me estremezco aún cuando lo leo y no quiero sentirlo más, la verdad...HOY SI LO PUEDO SOPORTAR y mucho más, pero la diferencia aquí es que él no me dejó de querer (de hecho me sigue queriendo) pero es un amor egoísta, narcisista y egocéntrico y yo ya no lo quiero...
además ha leído cosas mucho más bonitas y desgarradoras salidas de mis dedos pero sus huevos son A PRUEBA DE SENTIMIENTOS!jajaja