domingo, 23 de noviembre de 2008

Mariposas en una ventana de gmail

Mi crisis matrimonial fue casi íntegramente difundida por la red. De forma anónima, eso sí, pero compartía con mis asiduos de mi otro blog las dudas, las peleas, las pajas mentales, las rabietas, los abandonos, y poco a poco, fui recibiendo muestras de cariño, de apoyo, de solidaridad. Así fue como él llegó a mi ventanita de gmail, la del chat.




El es un hombre casado y me entró proclamando a voz en grito su estado civil y su situación de padre y esposo feliz. No era hombre de chat pero incumplió su regla por mí, porque me leyó tan mal, tan hecha polvo que decidió dar un salto virtual y pasar de la palabra escrita con retraso temporal del comentario a mis entradas a la palabra escrita inmediatamente respondida del chat.

La única finalidad de sus charlas eran hacerme sonreir y no sólo sonreía ME DESCONOJABA de la risa. Y, poco a poco, se atrevió a dar otro salto, esta vez cualitativo, del chat tan limitado de gmail al messenger, pasando del horario diurno de trabajo al nocturno de libertad condicionada a las guardias de su mujer. Claro, las condiciones favorecían que las conversaciones fueran ganando en intensidad y que picara el gusanillo de la cam, de ponerle cara a alguien que te hacía sentir tan a gusto cada día, durante horas y horas. Y de ahí, al móvil, para rematar, texto e imagen con la voz.

De repente, mi claridad mental de que NUNCA me liaría con un casado por lo que me habían hecho a mí, precisamente, dejó paso a unas cosquillas extrañas pero familiares en el estómago, las puñeteras MARIPOSAS, que nos hacen sonreir, ya no por las gracias del interlocutor, sino por la sensación que nos embarga al hablar con él.

No me lo podía creer....menos mal que es FEO, sí, lo siento, seré bruta, insensible, superficial, lo que os de la gana pensar, queridos lectores anónimos, pero gracias a eso, tuve más claro y más fácil cómo zanjar una situación que se me iba de las manos.

Pero no penséis mal sólo de mí. Aquí el feo felizmente casado resultó no estarlo tanto. Resultó que yo me comía la cabeza pensando en que le había hecho la cabeza un lío con mi eterno tonteo-coqueteo de quinceañera pero el menda tenía ya una relación de escareceos amorosos terrible: llevaba 6 años liado con otra casada a la que decía amar profundamente, pero con la que había cortado hacía 6 meses, liándose en ese tiempo con otra "amiga" y entrándome a mí porque me tenía cariño.....así que SI, lo reconozco, en un principio me alegré de que fuera FEO para no seguir sopensado su oferta de conocernos en persona, pero luego me alegré mucho más de que fuera un puñetero HOMBRE como los demás para olvidarme totalmente de él.

Y es que cuando una está tan necesitada de mimos, afecto y cariño, como nosotras, Louise, a veces confundimos los gases estomacales con las mariposas enamoradizas (aplícate el cuento, nena).

Con cariño, eso sí, sabes que todo te lo digo con cariño

4 comentarios:

Louise dijo...

jajajaja, gases estomacales? quien ha dicho que los tenga, ni tengo mariposas ni tengo gases. vamos aver mi querida thelma, el eterno peter pan me hace sentir bien. eso no quiere decir que le ame y el que me da coba y me llama y me tal y me pascual es us primo, por el que no tengo ni gases, ni mariposas ni liendres ni na de na.

pero síp, quiero sentir esas mariposas que duran una semana, un mes o dos y ser feliz...

nos lo merecemos, y no lo busco pero, sé, siento con todo mi corazón que me lo merezco, nos lo merecemos.

Another Lovely Rainy Day of November... dijo...

¿Así que Thelma y Louise, eh?

Necesito tiempo para leeros, pronto, sí... sabréis de mi...

Kris dijo...

Animo a las 2

Louise dijo...

por cierto,huye, huid de los casados como de la peste, prometen y prometen y ... qué os voy a contar. besos renacentistas.