martes, 2 de diciembre de 2008

falsa impresión


hay gente que no tiene vida propia, gente a la que todo le aprece perfecto, que siempre justifica a toda la gente. pues yo no.
y punto.

soy como soy y esta vida no es de luz y de color, y las personas sufrimos y amamos, y queremos y criticamos, y lloramos y a veces hasta odiamos.

ESA persona que siempre tiene una palabra para todo y todos... pues no. a veces el silencio es mejor que una palabra dicha por decir. pues no, no se puede dorar la pildora a todo el mundo y pensar que eres la reina del pop y en el fondo eres la cenicienta de la amistad, que vas barriendo poco a poco las migas de la vida de cada uno creando la tuya porque no tienes vida propia, ni amigos propios, ni sentimientos claros.

al principio me deslumbraste, pero las mentiras tienen las patitas muy cortas y no me gustan, son malas compañeras en la vida. aunque eternamente agradecida por ser la guía en este mundo que me llevó a mi compañera querida de ruta, a mi confidente, a mi amiga, a mi consoladora en los malos mome ntos y mi risueña en los buenos.

pero he de decirte que no me gusta tu estilo, no sé si lo haces aposta o no pero alimentarte de la vida de los demás, chupar hasta el último sentimiento y luego usarlo.... o no usarlo, pero no compartirlo cuando aqui se comparte todo, aquí la sinceridad, aquí respetamos, aquí.... y una mierda.

las reglas las inventa cada uno en el momento en que necesita justificar algo o quiere hacer algo.

vive y deja vivir, la madre teresa de calcula sólo vivió una vez, no pretendas igualarte con nosotras ni ser un trío perfecto porque los trios no me van y los duetos son redondos. e intenta crear un vida propia no una vida prestada ni maquetada al antojo de aquellos que se venden como amigos y realmente son vampiros...

8 comentarios:

Thelma dijo...

brutalmente sincero....pero haz una segunda lectura de lo mismo y verás que, en el fondo, es digna de lástima porque alguien así que vive su vida a través de la de los demás es poruqe está más sola que la una

Louise dijo...

cierto, desde aquí mi cobarde y sincera denuncia. sincera porque es lo que siento y pienso y cobarde... es obvio. la indiferencia marcará mi relación no la sinceridad porque he descubierto que no vale para nada.

Versini dijo...

Clase de hoy: Las palabras y el silencio

- Hay personas silenciosas que son mucho más interesantes que los mejores oradores.

- Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.

- Hablar demasiado silencia lo individual de cada uno.

- Un oyente atento te escucha aun cuando estés callado.

- La verbosidad sosiega, con tal que sea concisa.

- Refrán: “La palabra es plata y el silencio es oro”.

- Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras.


A vuestros pies, mis damas...

Versini dijo...

Evidentemente no lo digo por mis encantadoras damas, sino por "ESA persona que siempre...".

Louise dijo...

ummmmm que me gusta nuestro monsieur valmont nuevo.

un placer para estas damas cortesanas compartir correspondencia con un gran lector, interesante y perspicaz a la vez que tremendamente atractivo.
besos empolvados...

Thelma dijo...

Monsieur Versini, sea vuecencia bienvenido a nuestro humilde blog.
Sabias palabras las suyas,me quedo con lo de ser reina de mi silencio.
Besos

Versini dijo...

¿Monsieur Valmont??? ¿se refiere mi Señora Louise a ese personajillo de ficción creado por Laclos??? Querida mía, gracias por sus cumplidos, porque bien sabe que quien le corresponde le puede mirar a los ojos y desvelar más de un secreto que esconde en su corazón.

Si humilde es su espacio, no tanto lo es su persona, querida Condesa, que bien rápido se sube usted de jerarquía nobiliaria, aunque tan sólo hablemos del silencio, que ya es bastante decir.

A sus servicios, siempre.

Louise dijo...

monsieur versini, valmont me enamoró y mil y una veces me hubiera dejado seducir por él aunque el resultado hubiera sido siempre el mismo, amor no correspondido por un villano liberal adelantado a su tiempo.

nuestra correspondencia si lo será.

mientras, ansiosas esperamos el momento de nuestro próximo encuentro.